Mi gran desafío: 660 Macarons - Chocolate y Macaron
11
single,single-post,postid-11,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
DSC_0185

31 Mar Mi gran desafío: 660 Macarons

Hoy voy a contar cómo realicé mi gran desafío con los macarons. Me hicieron para Navidad varios pedidos de macarons, que he ido haciendo aprovechando las vacaciones que he ido teniendo y me ha servido además para probar nuevos sabores. Pero cuando estaba inmersa en uno de los tres pedidos, me llegó entonces el súper pedido de 660 macarons para una fiesta de una amiga. Al principio, como me encanta hacer macarons, dije que sí sin pensar mucho, pero luego me fui agobiando un pelín. Pero he de reconocer que me gustan los retos y me lo planteé como un desafío personal. Nada como organizarse bien para conseguir lo que uno se proponga. Así que me puse manos a la obra y os cuento cómo lo hice en este post.

Lo primero de todo fue encargarme de comprar todos los ingredientes, que tras unos cálculos y reglas de tres me llevaron a llenar los armarios de harina de almendras, azúcar glace, huevos y mucho chocolate blanco, como base de los rellenos. 
La siguiente duda fue elegir la combinación de los colores que irían en la misma bolsa. Se trataba de poner 6 macarons en cada una y además de que fueran sabores tradicionales que gustaran a la mayoría de la gente, tenían que quedar bonitos al mezclarse en la misma bolsa. Así que me decanté por chocolate, frambuesa, pistacho, limón y violeta.
Yo ya contaba con muchos colorantes, así que no necesitaba comprar mucho más. 
Ahora lo más importante era la organización de los tiempos. No quería hacerlos y dejarlos en el frigorífico muchos días, así que me decidí por hacer cada día de un sabor e ir congelando sólo las conchas. Aquéllos que habéis seguido algunas de mis recetas, veréis que si seguís las cantidades que aprendí en mi formación, te salen de una vez unos 50-60 macarons, así que tenía trabajo para unos 10 días :-(, así que decidí darme la paliza y doblar cantidades. Otra cosa que hice fue hacer macarons de unos 2,5 cm, que son un pelín más pequeños que los que he hecho otras veces, así me cundía más la mezcla…
Así empecé con los de chocolate y como me salieron muchos, me dio para doblar el sabor en la bolsita. Así fui haciendo de todos los sabores y fui metiéndolos en cajas metálicas de IKEA, que al ser herméticas se guardan muy bien. Eso sí, deben de estar perfectamente secos antes de guardarlos en el congelador.  
Después de llenar el congelador de macarons de todos los colores, ya tenía la primera parte hecha, la más laboriosa, por cierto, pero ahora quedaban los rellenos. Para los de chocolate hice un relleno de chocola-thé, que es a base de chocolate negro y con leche, mantequilla y nata con té en infusión. Para los de frambuesa, seguí mi receta que podéis ver en mi blog, para los de pistacho un relleno de pistacho, para los de limón hice un relleno/ganache a base de chocolate blanco con unas gotitas de esencia de limón y para los de violeta usé también un ganache a base de chocolate blanco con esencia de vainilla y vainilla en vainas. Los fui haciendo todos y congelando también para que no se me estropearan, sobre todo los que están hechos a base de mantequilla y nata, que son los más delicados. Sin embargo los que llevan como base el chocolate aguantan muy bien en el frigorífico. Luego hay que preveer sacarlos del frigo un par de horas antes de ponerse a rellenarlos para poder manipularlos sin romperte las muñecas….( no os imagináis qué dolor al final de rellenar los 660, uffff…)
Un par de días antes de la entrega me puse a rellenarlos. Para ello, primero hay que poner las conchas por colores y por parejas, porque aunque se intenta que todos tengan el mismo tamaño, os aseguro que no sé por qué motivo siempre salen distintos tamaños. Así que primero cada oveja con su pareja y después ya a rellenarlos. Yo tuve algo de ayuda, bueno más bien, algunos curiosos que no podían dejar de revolotear por la cocina al ver el colorido de la mesa…. se hubieran comido más de uno si no me pongo firme :-). 

Luego montarlos uno con otro, muy importante era no poner demasiada cantidad de relleno para no manchar después las bolsitas, que no quedara sucio, así que mejor menos que más…
Tras una sesión de agotamiento, la satisfacción de que el trabajo ya está casi terminado, pero el miedo de que se estropeen en el último momento y que no tenga tiempo de respuesta, está ahí acechando….
La verdad es que mi frigorífico se convirtió en un almacén de macarons, sin posibillidad de meter/sacar nada que no fuera una caja de pasteles….. Tuve que implorar un poco de paciencia durante más de 10 días y mucha comida de lata, que hiciera mi trabajo más fácil…Bueno no me puedo quejar, fueron comprensivos conmigo….
Y ya el día antes, el momento envasado. Ahí ya sí que pedí ayuda, y gracias a amigas y hermanas y madre lo conseguí. Os puedo asegurar que es lo más laborioso. No habría imaginado jamás lo difícil que es meter 6 macarons en filas de dos, sin que se rompa la bolsa (hay que meter  la mano hasta el fondo para no estrellar el macaron al final, que ya se me han roto varios en esta operación….) y sin que se manche la bolsa por el relleno… Luego por último y no menos latoso, el lacito y la pegatina de tan solo 660 bolsitas…y cortar los bordes… en fin, que su trabajo lleva… 

¡¡Gracias a mis queridas voluntarias!! Os debo unos macarons, porque al final como estaban contados, la verdad es que ni los habéis catado. Ahora que ya se me ha olvidado haré unos para que los probéis…
La verdad es que ha supuesto un reto para mi, y aunque ha sido mucho trabajo, me queda la satisfacción de ver la cara de las personas que tuvieron en su mano una bolsita y de ver cómo se chupaban los dedos. Espero que os haya gustado.  
Hasta pronto. Un beso,
Paloma
10 Comments
  • Lydia
    Posted at 21:17h, 03 abril Responder

    Guauu!!! qué agobio y qué resultado!! Eres una auténtica profesional! El próximo pedido te lo haré yo. No serán tantos pero espero que sí tan bonitos y suculentos.
    Enhorabuena!!!

  • Paloma Palencia
    Posted at 06:21h, 04 abril Responder

    Hola Lydia,
    Me alegro que te haya gustado. Pues nada, cuando quieras sólo tienes que hacerme llegar un email a ppalencia3@gmail.com y nos ponemos manos a la obra.

    ¡¡Un beso!!

  • Lorena
    Posted at 18:04h, 15 mayo Responder

    Hola Paloma, he aterrizado en blog buscando respuestas sobre macarons y tras haber leido este post y algunos anteriores veo que tienes un "master" en la materia, asi que enhorabuena!!!.

    Yo por mi parte estoy haciendo multiples pruebas intentando k me salgan bien sin exito de momento, porque o me salen rugosos, pero bien hechos o me salen lisos pero no se hacen y se les rompe la concha. Pero estoy empeñada en hacerlo, y como soy de Bilbao, o más bien Bilbao es mio sigue erre k erre.

    Quiero llevarle a mi hermana alguno k quede decente y he pensado voy haciendo tandas hasta que me salgan medio bien, pero como los conservo?

  • Lorena
    Posted at 18:10h, 15 mayo Responder

    Soy yo de nuevo no me entraba todo en el comentario anterior. He visto que tu los congelas en que tipo de recipiente, con crema?, como los descongelas?, cuanto tiempo antes de ser comidos? , cuanto tiempo pueden estar congelados?.

    Mi idea es k cuando una tanda me salga bien congelarlos, para descongelarlos cuando vaya a visitarla.
    Gracias de antemano,
    Besos,

    Lorena

  • Paloma Palencia
    Posted at 15:25h, 16 mayo Responder

    Hola Lorena,
    Muchas gracias por tus mensajes. Pues para conservarlos lo que yo te aconsejo es que los guardes sin rellenar, sólo las conchas, una vez que se hayan secado totalmente. Los metes en una caja metálica, de esas de galletas vale. Luego, un día antes de comerlos, o de regalarlos, los sacas y los descongelas y luego los rellenas y listo.
    Como digo, están mucho más ricos el día después, ya que cogen todo el sabor del relleno las conchas.
    Mucha suerte con la próxima tanda.

    Un besito,
    Paloma

    • Lorena
      Posted at 10:51h, 17 mayo Responder

      Gracias Paloma, sigo intentandolo pero para llegar a tu resultado me falta mucho, son tan bonitosss!!!. Una pregunta más¿ los descongelas en la nevera o fuera a temperatura ambiente?

      Gracias de nuevo,
      Besos,

      Lorena

    • Paloma Palencia
      Posted at 11:09h, 17 mayo Responder

      Lorena, yo los dejo directamente fuera de la nevera y en unos 15 minutos, ya están descongelados. Aprovecho para ir colocándolos en fila, en parejas por tamaños y al rato ya los relleno.

      No te rindas, y sigue intentándolo. Verás como cada vez te salen mejor.

      Un beso.

  • Ivette Castro
    Posted at 08:14h, 23 junio Responder

    cual es el precio de cada macarons?

  • Sofia Mazzolli
    Posted at 12:21h, 13 agosto Responder

    Hola Paloma! Me sirvió mucho tu experiencia, gracias.
    Ya practique tanto los macarons que por fin me salen! Y mi familia y amigos me dicen que los haga para vender.
    Me encanta hacerlos pero leyendo te me di cuenta que si me toca un pedido grande como el tuyo quizás no me encante mucho, no?.
    Quería preguntarte eso mismo, si volverías a hacerlo o si después de esta experiencia la no queres ver más un macaron!
    Y por último que me orientes respecto de la ganancia económica, es de ir, vale la pena venderlos ? (Así en grandes cantidades).

  • Pepi Gomez
    Posted at 12:18h, 25 septiembre Responder

    Te admiro.. has hecho un buen trabajo.
    Un saludo

Post A Comment