Segundo gran reto - Macarons arco iris - Chocolate y Macaron
8
single,single-post,postid-8,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
Macarons2

13 May Segundo gran reto – Macarons arco iris

Hola de nuevo. Hoy vuelvo manos a la obra a escribir sobre mis pasteles favoritos, los macarons. Siento que he estado muy ocupada durante estos meses y es que, me da la sensación de que me faltan horas durante el día para hacer todas las cosas que me gustaría. Soy muy inquieta y no paro, pero encima el horario del trabajo no me deja mucho tiempo libre y además…. los niños, que aunque ya están en fase adolescente, no dejan de requerirme dedicación.
Bueno, esta vez vuelvo con el propósito de escribir más a menudo. Tengo muchísimas direcciones chulísimas de sitios que he visitado y las fotos se empiezan a acumular. Todo es cuestión de que me organice y vaya despacio pero seguro…Hoy quería contaros mi experiencia con un gran pedido que tuve hace algunas semanas, que tuvo alguna complicación, sobre todo por la variedad de los colores y sabores que me fueron demandados.Se trata de un evento muy divertido sobre el tema de gafas de sol para los niños, de una marca muy conocida y a la cual asistió la guapísima Carolina Cerezuela. La línea de estas gafas tienen todos los colores del arco iris, así que el reto era conseguir igualar los macarons a los colores de las gafas, y que además, estuvieran riquísimos.

Así que para los macarons amarillos eran de caramelo, los rosas de frambuesa, los verdes de after-eight, los azules de vainilla, los color crudo de regaliz y los naranjas de mandarina. Lo cierto es que estaban todos ricos, pero el de caramelo y el de after-eight para morirse…

 

Catering de macarons en el evento

 

Así que para conseguir los colores, la “única” dificultad era que tenía que hacer 6 veces la masa de los macarons y 6 ganaches diferentes. Pero ya sabéis, que no se me pone nada por delante….por ahora. También he de reconocer, que por no sé qué motivo, algunos (bastantes) salieron mal y terminaron en una caja, que poco a poco van desaparenciendo para meriendas y demás. Los otros los he tirado para ocultar mi fracaso… y es que da muchísima rabia, cuando todos los pasos los haces idénticos, sin excepción, sin cambio en la receta y sin ningún motivo aparente los que el día anterior te salieron de revista, ese día te salen todos rotos y fatal. Son tan tan delicados, que hay que controlar hasta la humedad que hace en la casa y que el horno no esté más caliente de lo que debe. Mil factores que hacen que cambie totalmente.

Aquí os dejo un pequeño recorrido de mi trabajo:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El resultado fue muy gratificante, ver a todos los niños comerse las chuches y los macarons, aunque aún había gente que no sabía qué era eso redondo relleno. :-)
Bueno, espero que mi trabajo anime a aquellos atrevidos y amantes de los macarons como yo. Sé que a veces es un poco desesperante, pero cuando por fin van saliendo bien, es tan chulo el resultado que da pena comérselos. Por eso, yo siempre tengo algunos congelados para darme el capricho.
El mes que viene voy a hacer otro curso, y éste sí que no os lo tenéis que perder. Me voy a la mejor escuela de chocolate del mundo: la Escuela de Chocolate Valrhona cerca de Lyon. El chocolate Valrhona está considerado una de las mejores marcas de chocolate y bombones del mundo. Se dedica a la fabricación y comercialización de bombones de lujo para el consumo profesional y particular y es todo un referente en el mundo de la pastelería profesional. Voy a hacer un stage muy completo de chocolate en todas sus variedades. Así que os lo enseñaré a la vuelta.
Un beso!
No Comments

Post A Comment